Masaje con final feliz

Seguramente ya hayas escuchado hablar de los masajes con final feliz. Se pusieron de moda en algunos centros especiales (donde se pagaba un suplemento cuantioso por tenerlo) aunque cualquiera lo puede hacer con su pareja en el hogar.

Si quieres prepararle una velada muy especial, te recomendamos hacerle un masaje de este tipo para que se quede sin habla. Es por ello por lo que hemos recopilado todos los pasos y materiales que vas a necesitar si quieres prepararlo.

Ya te avisamos de que lo vas a excitar al máximo y quien sabe… quizá sea él quien te prepare a ti un tipo masaje similar en el futuro.

¿Cómo hacer un masaje con final feliz?

Prepara el ambiente

A la hora de hacer un buen masaje es tan importante el toqueteo como la iluminación. Es importante utilizar una luz tenue que incite a relajarse. Además, también puedes utilizar velas aromáticas especiales para darle un nuevo toque a la ambientación del lugar. Puedes utilizar música relajante de fondo para lograrlo.

Lo que buscamos es que esté relajado cuando tenga que estarlo, y que no lo esté en el momento final ;).

Accesorios

Para hacer aún más especial el masaje con final feliz necesitamos aceites especiales o velas diseñadas para masajes (que tiran un fuego que no quema). De esta forma los extenderemos por el cuerpo y conseguiremos que la piel se haga más resbaladiza.

Esto facilitará el pasaje y también el proceso final.

También puedes utilizar algunos productos comestibles como puede ser la pintura corporal. Una buena manera de conseguir excitarlo es lamerle a medida que haces el masaje.

Un masaje con rodeos

Seamos sinceros, un hombre lo único que va a querer es que el masaje se dirija directamente hacia sus genitales. Esto es lo que vamos a hacer pero no tan rápido como pueda desearlo.

Primero empezaremos por su espalda atendiendo a cualquier pequeño detalle. Asegúrate de esparcir bien los líquidos sobre todo el cuerpo. Puedes subir encima de él en algunas ocasiones y también estar desnuda para que sea mucho más erótico el masaje.

Y viene el momento deseado

Y por fin llega el final feliz. Asegúrate de que el miembro está correctamente lubricado y deja que vuele tu imaginación. Puedes practicarle sexo oral si así lo deseas. En este aspecto no hay ningún tipo de límite, también lo podéis acabar con la penetración. El objetivo es que viváis una experiencia muy satisfactoria.