El fenómeno de las MILF o MQMF

Este término engloba a las mujeres que, a pesar de ser madres, siguen teniendo un cuerpo que podríamos catalogar de escándalo. Sus siglas en ingles significan Mom Id Like O Fuck (MILF) lo que podríamos traducir como Madre que me follaría (MQMF).
Empezó a conocerse gracias a la película American Pie con la actriz Jennifer Coolidge (más conocida como la madre de Stifler y a partir de este momento se fue extendiendo hasta desembocar en uno de los términos más utilizados actualmente. Tanto es su éxito que en la gran mayoría de páginas webs pornográficas podemos encontrar un término con esa palabra exacta.

¿Por qué nos atraen tanto las MILF?

Una de las MILF más codiciadas: Galerie – Heidi Klum

 

 

 

Cuando una MILF es representada en cualquier vídeo o película, siempre es una mujer que acaba teniendo relaciones con un hombre mucho más joven que él. La gran mayoría de veces podría ser su madre.
Así que, de entrada, tenemos un primer motivo que explica su atracción: experimentación de lo prohibido. No es que realmente exista una ley que nos impida acostarnos con una madurita pero si que existe un cierto tabú social que parece que no puede consentir que dos personas que se lleven mucho tiempo, en años, se puedan acostar.
De esta forma, hacerlo sería un poco como ir contra las normas establecidas… algo que lo convierte en un hecho increíblemente atractivo.
Además, tal y como pasaba en la película American Pie, la MILF realmente era la madre de uno de los protagonistas del grupo. Todavía se siente más esa sensación de prohibición cuando esta MQMF es la madre de un amigo que se conserva de forma estupenda.
Otro de los factores que hacen que nos atraigan tanto es precisamente ese. Todos sabemos que el tiempo es capaz de deteriorar cualquier cuerpo; sin embargo, lo podemos cuidar de forma distinta para tener unos resultados realmente increíbles.
Cuando vemos a una MILF en lo primero que pensamos es en cómo puede estar tan buena a pesar de que ya está algo entrada en años. Quedamos totalmente fascinados por ellas y lo único que podemos imaginarnos es estar con ella… bueno, dándole lo suyo.
También tenemos muy en cuenta su experiencia: nos encontramos con una tía que está muy buena, con un cuerpazo espectacular y con gran experiencia así que sabe cómo hacer gozar a los hombres. Una combinación que seguro que no podemos resistir.