Sexo anal o griego

Puede que alguna vez hayas escuchado eso de hacer un griego pero no sepas exactamente a que se refiere. Este término viene directamente de la antigua Grecia y hacía referencia a las prácticas homosexuales; es por ello por lo que cuando hablamos, en el ámbito sexual, de un griego, nos estamos refiriendo al sexo anal.
Se refiere a la penetración por detrás y se puede dar tanto en hombres como con un hombre con una mujer (o una mujer con un hombre en el caso de que se utilicen algunos juguetitos sexuales).

 

Consejos para practicar sexo anal

Antes de nada tenemos que conocer que el ano no está diseñado para esa función. La vagina se lubrica de forma automática lo que consigue facilitar las relaciones sexuales… sin embargo, en el tema del sexo anal no es sencillo y casi seguro que hará falta un sistema de lubricación adicional.

Tener clara la idea

Es necesario que ambas personas compartan la idea de querer practicarlo. Además, tienen que sentirse tranquilos y excitados por querer hacerlo. Si te sientes obligado o sientes que tu pareja lo está, probablemente todavía no es el momento y valdría la pena esperar.

 

sexo-anal-y-griego-lesbianselitesex

Estimulación

Para iniciarse en el sexo anal es importante tener en cuenta los preliminares. Ya hemos hablado de la importancia de lubricar esa zona, pero también la podemos estimular con pequeñas caricias que ayuden a que se relaje.
También puedes dar algunos besos suaves por esa zona. Venden juguetes sexuales específicos para su utilización de forma anal; puede que te vengan bien para iniciarte en esta práctica.

No te olvides del clítoris

En el caso de que se vaya a tener relaciones entre un hombre y una mujer, asegúrate de mantener estimulado el clítoris en todo momento. Pide a tu compañero que lo haga o hazlo tu misma si crees que de esta manera lo vas a hacer mejor.
La idea es divertirte, pasarlo lo mejor posible y estar lo mejor relajados posibles para poder tener un buen sexo anal.

Selección de la postura

Determinar la postura es bastante sencillo, pero tendremos que probar algunas hasta ver cual nos viene mejor. Normalmente nos valdrá cualquiera que hayamos practicado en el sexo tradicional.
Puede ser a cuatro patas, de lado o incluso con la del misionero. La idea es que encontréis la manera de pasarlo lo mejor posible y que ambos estés cómodos en todo momento.